lunes, 18 de febrero de 2008

A view to a pill





O como me duele la cabeza en campaña electoral.
Yo no veía la televisión, siempre me he jactado de ser la persona mas feliz del mundo (aunque también la mas desinformada, claro está). Me las prometía felices yo cuando solo veía las cuatro o cinco (según soplara el viento) cadenas públicas y si hacía buen tiempo, antena 3. Entre la penosa calidad y lo estúpido de la programación tenía la excusa perfecta con respecto a mi señora para poner una peli o tragarme cientos de series descatalogadas de esas que (yo creo) no me gustan ni a mi. Mi gozo en pozo ví caer cuando un amigo me regaló un paquete de televisión con 70 canales, al principio todo era genial y me tiraba las horas muertas enganchado al canal historia viendo a los yankies bombardeando islotes de Japón o las perversiones de la realeza en la Venecia del siglo XVI. Grandes momentos también las cinco veces que me tragué la biografía de Evel Knievel consiguiendo después no acordarme ni de un minuto de la vida de ese señor, que yo recordaba porque tenía un tebeo (los que compré después de 1995 se llaman comics) que protagonizaba este intrépido motociclista.
Pero este regalo, como todos, conllevaba un lado oscuro, al no convertirse la pantalla de repente en un montón de niebla y oírse con una relativa buena calidad, mi señora comenzó a reclamar su momento de informativos y me ví, después de unos diez años, condenado a volver a tragarme los informativos de la noche. Nosecuantos muertos al explotar una bicicleta bomba en un convento al sur de una ciudad impronunciable sin dislocarse la lengua…. Coño, que pena, y lo que es una pena es que me podía haber ahorrado el mal trago de ver a un montón de gente despanzurrada en medio de una calle de gravilla en un lugar que ni se donde está y tres carajos que me importa.
Al final, cogí la costumbre mas que nada por la curiosidad de la comparativa entre estos telediarios y los últimos que había visto, antes no salían los malos en la tele, ahora detienen a un tipo por pederastia y sale hasta su mujer entrevistada y luego si resulta inocente se le piden disculpas en diez segundos (porque esto vende menos) y adiós muy buenas. Aunque al tío le estén tirando piedras los niños por la calle hasta que peine canas en la espalda. El share hace perder los papeles al mas pintado en estos tiempos de tanta competencia y todo el mundo se ha subido al carro de la crispación en lugar del de la información, porque supongo yo que todos los días habrán noticias que alienten y eduquen aunque lo que se ve que mejor consumimos el vulgo es la casquería que nos ponen.
Mi sorpresa viene cuando el otro día en plena campaña electoral sacan una noticia de un mitin de Rajoy y cuando estaba hablando cambiaron de repente las imágenes y se veía a la policía deteniendo a un hombre que se resistía al arresto, por la pinta parecían yanquis. Tras esto el presentador, que no recuerdo ni quien era, se disculpaba y pasaba a la siguiente noticia. Me pareció una casualidad graciosa, si no se hubiera repetido un par de días después en la misma cadena. La semana pasada sin ir mas lejos, en el momento de vigilia que disfruto entre que me despierto, enchufo la tele y me levanto, anunciaban nosequé viaje de Zapatero a nosequé ciudad y en las imágenes salían matando a una vaca con electricidad (lo juro). ¿Casualidad? ¿Causalidad? No lo voy a saber, lo que espero es que no se conviertan los medios de comunicación en algo mas ponzoñoso de lo que ya son buscándoles las cosquillas al subconsciente del ciudadano medio, que ya bastante jodidos andamos conscientemente para que nos toquen las raices del cerebro. Que a mi como ciudadano medio-bajo bastante me cuesta llegar a fin de mes como para encima tener que sufrir las argucias de unos y otros en su escalada por el poder, que seguro no me reportará ningún beneficio y si algún que otro quebradero de cabeza. Maldita televisión….

5 comentarios:

Plissken dijo...

Uno de los prims cumple años hoy, así que, happy birthday dear mmmmmmmm, happy birthday to uuuuuuuu!

Si esto no es un offtopic no se que puede serlo.

Y el otro prim que se quede tranquilo, que en dos semanas también será un poco más viejo ;D

Plissken dijo...

Ahora que mencionas ponzoñosas artimañas de los medios de comunicación, por aquí hemos tenido un uso algo partidista del escudo del valencia c.f.:
http://www.elmundo.es/elmundo/2008/02/21/television/1203591630.html

un prim dijo...

Cosa más bastarda lo del escudo del Balensia... casi tan grande como lo del beso de Guti.

Por cierto, que sois todos mucho más viejos que yo. Y como este año es bisiesto, un día más... senectos cabrones!!!

Pep dijo...

Yo estuve todo el jueves autorecordándome que tenía que felicitar a un prim... A ver si este jueves que viene (pasado mañana) lo felicito y no nota la diferencia...

meteorito dijo...

Felicidades prim. trentidó trentidó trentidó :-P.