lunes, 14 de abril de 2008

Soylent Green

Andaba yo felizmente por el internete, visitando algunas de mis habituales (y descuidadas) webecillas, cuando pinche en el blog de nuestro querido y nunca bien ponderado Perico. Allí, si rebuscas entre toneladas de dibujitos de cómics, portadas, alusiones gatunas y demás sandeces (desde el cariño…), puedes encontrar de vez en cuando auténticas perlas que, me consta, tiene dentro, aunque envueltas en capas y capas de sketches y pelo de gato.

En fin, que aunque no nos contemos entre sus “blogs amigos”, quizá porque somos un “blog enemigo”, de vez en cuando me dejo caer por él, y por el de Pepe, a ver qué se cuentan. Eso si, como persona non-grata que soy, me abstengo, en general, de opinar. Bueno, en el de Pepe si que dejo caer alguna sandez de vez en cuando, pero es que Pepe me lo permite casi todo…

A ver, que ya me estoy perdiendo. Decía que me dejé caer por el blog de Pedro. Allí, y supongo que a causa de su muerte, venían una serie de frasecillas de películas del amigo Charlton Heston. Tenía idea de poner algo al respecto aquí, pero, la verdad, el amigo Chuck nunca ha sido uno de mis favoritos. No se, ese careto suyo nunca me ha enganchado. Pero cierto es que se cuenta entre los más grandes, y que en su extensa filmografía hay un ramillete de pelis que entran dentro de la categoría de “imprescindibles”. Y no son tantas las de esta (en mi caso, breve) lista como para que uno tenga varias en su bolsillo sin ser “alguien”.

Espeso estoy hoy, y disperso…

Total, que me llamó la atención uno de los fragmentos, de una de sus películas. Una a la que tengo un especial cariño, la verdad. El fragmento en cuestión era el siguiente:

Decía el detective Robert Thorn: Es gente. El Soylent Green está hecho de gente. Están haciendo nuestra comida con personas. Lo siguiente que harán es alimentarnos como a ganado para comida. Tienes que decírselo. ¡Tienes que decírselo!

Un clásico, ¿verdad?

Total, que me recordó a algo. La semana pasada se hicieron oficiales dos nuevos fallecimientos en España causados por el síndrome de Creutzfeldt-Jakob, variante humana de la encefalopatía espongiforme bovina o EEB. En cristiano, la enfermedad de las vacas locas, aunque me gusta más cuando se le llama el Mal de las Vacas Locas. Me suena como medieval, me refiero a lo de llamar MAL a una enfermedad. Tiene como glamour… algo enfermizo, eso sí, pero lo tiene.
No entraré en detalles para frikis del Dr. House, pero básicamente se trata de una enfermedad degenerativa de los tejidos que, para entendernos, acaba dejándote el cerebro hecho fosfatina. Notas interesantes, tiene un periodo de incubación que puede superar los diez años, por lo que en Inglaterra siguen un poco tensos con el tema, y por otro lado, aparte de al ganado también afecta a los gatos, cosa que, irónicamente, me produce cierta gracia.

Pero lo que realmente me llama la atención, y lo que acaba atando cabos y devolviendo la cordura a este texto es la causa de la epidemia. Las vacas se infectaron porque comían un pienso (las famosas harinas cárnicas) hecho de, atención, cadáveres de otras vacas. Vacas que podían haber estado infectadas de esa enfermedad o de cualquier otra (recordemos que la mayoría de las vacas no dejan un cadáver, ya que nosotros, los favoritos de los dioses, nos las solemos comer, por lo que si hay cadáver, mala barraca…). Es decir, canibalismo vacuno.
¿Os recuerda a algo? ¿Al Soylent Green quizá? Unos visionarios los amigos de la SciFi de los 70… auténticos filósofos disfrazados de friki.

Reciclar cadáveres. La barbarie del ser humano en acción. Y el consiguiente castigo divino. Lo que nos lleva a una interesante reflexión, si los dioses (los de cada uno) hicieron al hombre a su imagen y semejanza, y el hombre ha salido así de “chupi”… los dioses deben ser un hatajo de cabrones de cojones, ¿no?

Pues si, lo son. Y queda demostrado a diario. Perra vida la nuestra… pero perra, perra.


P.D.- Como veríais, no cumplí mi promesa de los 3 posts vacacionales. En fin, la vida es así. Pero a rey muerto, rey puesto, así que haremos otra promesa a ver si hay más suerte. A imagen y semejanza del amigo Plissken, me propongo un post semanal, todos los lunes, para abrir la semana con alegría. Eso sí, a diferencia de Perico, que me consta que los escribe los domingos por la tarde aunque los cuelgue de mañanita antes de irse al curro (chúpate esa), servidor se compromete a escribirlos el mismo lunes, y a poder ser, en la oficina, para escarnio público de la empresa que me paga. A ver si hay suerte y cumplo. Por cierto, que se acaba la temporada regular de la NBA. Intentaré preparar un post sobre el tema antes de que empiecen los playoffs y hacemos porra…

13 comentarios:

Def dijo...

La verdad es que es una enfermedad chunga de cojones. Eso de que se te agujeree el cerebro como un queso gruyere progresivamente solo puede haber sido inventado por un sádico. Entre el miedo generalizado que se va teniendo a comer carne y la reciente movida con la mozzarella italiana que resulta que se hace con leche de búfala, me veo el resto de mi jodía vida comiendo alfalfa...

meteorito dijo...

Ya ves, yo ayer comí ensalada y todo, estoy amariconao, y hoy voy a hacer cuscus, como si fuese moro mismamente.

Por cierto, creo que la peli tiene el poético título en español "Cuando el destino nos alcance", snif, que bella frase para neosenectos como nosotros.

Def dijo...

Desde cuándo cojones haces tú una dieta no basada en el alcohol?

Marion dijo...

Mario saco "Cuando el destino nos alcance (Soylent Green)" de la mediateca, la introdujo en el DVD y, tras una hora de visionado, cuando el amigo Charlton Heston se introduce en la "fábrica" de Soylent y comienza a indagar, escasos 100 segundos antes de que se descubra el pastel.... el gran padre de Mario y suegro de David dijo: "Anda coño!! Si esta la he visto yo!! LO HACEN CON PERSONAS!!!!
PD: Gracias papá

un prim dijo...

Mi suegro... ese hombre. Un crack!!!

y por cierto, que el mete come ensalada, pero mientras, qué bebe???

agua seguro que no

Anónimo dijo...

que os creeis que comeis en los restaurantes chinos?os recuerdo que los gatos ya se les acabaron hace años,y a los supevivientes los rescataron pedro y sergio...........y alguien a visto un chino muerto?

un prim dijo...

Joder, que tampoco he visto un belga muerto... y dudo que los sirvan embutidos en el Maes de Flandes!!!

Y mira que a mí me gusta la teoría de la conspiración, pero te has pasao...

Ojo, que el destino nos alcanzará

Def dijo...

Los chinos muertos no los ponen para comer porque no sirven ni para eso y se notaría enseguida la diferencia. Lo de los gatos ya me lo creo más...

un prim dijo...

Y lo dice por experiencia, que se la ha comido a muchos chinos...

vernie dijo...

Hombre, por fin un post que no es un auténtico COÑAZO.


(aunque poco le falta...)

un prim dijo...

Muy bonito, Vernie, muy bonito... animando al personal.

Pues ahora te vas a enterar de lo que es un bodrio. Va un ladrillo de baloncesto de par de huevos.

Que lo disfrutes!!!

Jur, jur, jur

Marion dijo...

Yo estoy a favor de la teoria de que en los chinos sirven carne humana, pero no necesariamente han de servir chinos. ¿Mi argumento de peso? El chino de San Vicent, frente al tanatorio, abaratando costes al situar el comercio junto a la fuente de materia prima.
Otra teoria mia es que, con el tema del cerebro esponjiforme al comer carne humana y alguna que otra indigestion chunga, ahi se produce un feedback que enriquece a ambos.

un prim dijo...

Joder cuñao, como te oiga Zapatero, te hace ministro de industria...